martes, 7 de julio de 2015

Sombreros



El sombrero dejó de usarse por motivos históricos. Su desaparición de la escena trajo consigo, por contra, el auge del "peinado". Las melenas, los cortes, los rizos, los moldeados, las mechas, el color, todo ello tuvo su papel más esplendoroso cuando los sombreros desaparecieron, sobre todo los femeninos. Ves una foto con sombrero y es de una película o de una celebrity. Y ello, a pesar de que, en determinadas latitudes, el sombrero es salud. Calor, frío, humedad, son enemigos del cabello y de la salud en general. La insolación en los climas cálidos, las manchas del sol en la piel, la sequedad del pelo, todo tiene en el sombrero una forma de contrarrestarse. Sin embargo, no tenemos nada claro que el sombrero, a pesar de estar de moda en este verano de 2015, vaya a consolidarse como una prenda más. 

Estos días paseas por la ciudad y ves muchos sombreros. No las gorras que los jóvenes se colocan durante todo el año. No las boinas de los mayores. No los casquetes de lana del invierno de las chicas que usan calentadores y van en bici. No. Sombreros de verdad. De paja, normalmente, de colores diversos, adornados con cintas o flores. Sombreros pequeños, pamelas, cannotiers, sombreros de ala ancha, sombreros que cubren la cara, sombreros que la despejan y adornan, muchos sombreros. El motivo por el cual los que dictan la moda han decidido que los sombreros formen de nuevo parte de nuestros aditamentos es un misterio. 

¿Qué ventajas tiene usar sombrero? La primera es protegerse de las inclemencias del tiempo, está claro. En verano, del sol. En invierno, del frío. Siempre de la humedad. Los climas húmedos son nefastos para el pelo. Lo estropean, lo ensucian y lo dejan en un estado poco agradable. Tampoco los excesivamente secos ayudan. El pelo seco se parte y se abre en las puntas, dando un aire de despreocupación y dejadez que no resulta estético. Así que, en ese sentido, el sombrero es una buena opción. 

La segunda ventaja es que puedes llevar el pelo "regular". Porque, si lo llevas bien, el sombrero acabará aplastándolo, no te quepa duda. Si acabas de salir de la peluquería o te has llevado una hora dándole a la plancha, el sombrero no será conveniente, acabará con tu obra de inmediato. Se dice, también, que su uso continuo no deja respirar el pelo y este se cae. Bien. Habrá que tener cuidado con la fibra o tejido de la que esté hecho el sombrero. Transpirable, ligera, natural. Eso será absolutamente importante. 

Además, si eliges bien el sombrero puede ser que te favorezca a la cara. Eso es un tema que deberíamos estudiar porque, al no estar acostumbradas a su uso, puede ocurrir que metamos la pata. No todos los sombreros valen para todas. No todas podemos llevar sombreros. Buscar el estilo que favorece es el primer trabajo a realizar. 

Sombreros, sí. Pero con tino, condiciones y una buena elección. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario