domingo, 28 de agosto de 2016

Mis básicos para el otoño-invierno de 2016

Aunque te cueste imaginarlo, el calor pasará y llegará ese momento feliz en el que la temperatura te va a permitir vestir de otoño. El otoño es una estación magnífica, llena de elegancia y de glamour. Nada de sudar, nada de caras brillantes, ni de pelos recogidos con pinzas, ni de ir a medio vestir. No. Todo lo contrario. Así que yo ya he preparado, o casi, mis básicos para esta temporada y te los cuento porque el que avisa (la que avisa) no es traidor (ni traidora). Si no los buscas ahora corres el riesgo de no hallarlos. Así es la moda. Ipso facto. Que significa: toma el dinero y corre. Y paga. En la caja de la tienda o en el monedero de Internet. 



Un vestido color mostaza. El mostaza es un color engañoso. Crees que no le sienta bien a nadie. Y es falso. Se acopla de maravilla con cualquier tono de tez y es súper combinable. En este caso el vestido mostaza te va a hacer lucir como una mujer soñadora, libre y muy limpia de tonterías. 

Un abrigo blanco. Sí. El blanco en invierno es una tentación y un atrevimiento. Pero hay que atreverse. Te recomiendo uno de esos envolventes, por encima de la rodilla, hecho de algodón o similar, que lo mismo te sirve para ir con jeans que con una ropa más ad hoc. 


Una cazadora de piel azul petróleo. El azul es el color de este invierno. Y en la piel queda finísimo, muy especial, diferente. Estamos acostumbrados a los clásicos rojo, negro, en cazadoras. Pues en esta ocasión atrévete con el azul. Te irá bien con todo. 


Un anorak rojo coral. El anorak, mejor fino y corto, es una prenda otoñal por excelencia. A mí me gustan suaves, que se puedan llevar en la mano sin que pesen y que no te dé miedo quitártelo y dejarlo en cualquier sitio. El rojo siempre es moda, recuérdalo. También en esta temporada. 

Una camiseta gris. El gris es un color intemporal. Serio y formal, si lo usas en una camiseta se convertirá en un casual fantástico. Las camisetas de medio largo, oversize o ceñidas, con letreros o lisas, pero siempre de fondo gris, son encantadoras. También recomendables esas de tirantes de encaje para llevar debajo de las blusas. El encaje gris es lo más. 

Una camisa blanca. Lisa o con algún adorno. Este año se llevan los lunares, las estrellitas y las motas en tono negro sobre blanco. La camisa blanca, y no solo porque lo haya dictado Carolina Herrera, es la prensa más favorecedora que existe. 


Unos zapatos de color rosa empolvado. Mejor cerrados, con cordones, con media altura de tacón. Ideales para vestidos y para pantalones. Deliciosamente retros. Modernísimos. Me encantan. Tirando más a nude o a rosa maquillaje, eso da igual. 

Unas snaikers de tonos vivos. Las zapatillas de deportes están en alza desde hace un par de temporadas. Las lisas quedan bien, pero las de colores realzan cualquier vestimenta. En blanco y negro son muy chic. Las blancas son intemporales. Las hay metalizadas. No solo con vaqueros o pitillos, oye, también con faldas estrechas y vestidos. 

Un vaquero de cualquier tono. Para qué explicar que el pantalón vaquero es la prenda más moderna, clásica, magnífica, acoplable y todo lo que se diga es poco de nuestro armario?????? No hace falta dar datos, lo sabes, lo sabemos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario