jueves, 20 de octubre de 2016

Secretos de alguna clase de belleza


Hay una serie de secretos de belleza que quiero compartir con vosotras, amigas. Los he hallado en multitud de páginas especializadas y en otras más frikis. A ver qué os parecen. Se trata de estar lo más bella posible (ya sabéis para qué....):

*Dormir mucho
*Beber mucha agua
*Andar por entornos hermosos
*No tenerle manía a nadie
*Ser feliz
*Hacer el amor a menudo y hacerlo bien
*Darse algún capricho

Según las gurús de la moda y la salud con estas siete sencillas y asequibles recomendaciones vamos a conseguir el don de la belleza eterna, todos los albañiles de las obras se volverán para piropearnos y nuestro chico estará tan rendido a esos encantos que no se le ocurrirá mirar a otra ni de lejos.

Ya sé qué vais a decirme: ¿dónde se quedan las cremas, los ácidos hialurónicos, el bótox, el entrenador personal, las máquinas de Pilates, los pilings químicos, los hilos de oro, las ampollas flash, las dietas con o sin alcachofas, los masajes, las lipos, los abdominales...?


Eso digo yo, dónde se queda todo eso. Pues ni idea. Tampoco alcanzo a entender qué clase de "caprichito" es el que está permitido. Ni por qué algunas señoras manifiestamente envidiosas, es decir, que incumplen la regla número cuatro, lucen tan esplendorosas a pesar de haber cumplido ya unos añitos y otros pocos más. Misterios de la ciencia que habrán de dilucidar los sabios venideros. 

En cuanto a las reglas en sí mismas, bien podríamos hacernos algunas preguntas para intentar aclararlas lo más posible. ¿Agua mineral? ¿De qué marca? ¿En qué postura debemos dormir mucho? ¿Cuánto es ese mucho? ¿Qué se considera un entorno hermoso? Porque si a mí me tienes andando mogollón de kilómetros sin ver un solo escaparate....no sé pero quizá me haga el harakiri controlado. 

Otra cosa. ¿Ser feliz mucho rato o ser feliz siempre o ser feliz tontamente o qué? ¿Tenemos que darnos a los demás, desprendernos de lo material, esto es, seguir el ejemplo del hombre feliz que no tenía camisa? Y, si no le tengo manía a nadie ¿qué hago con la gente que me cae mal, mal, horrorosamente mal, del todo, del todo? ¿Soy santa o qué? 

Y por último, no me vengáis con que hay que hacer el amor. Eso ya lo sabemos. La cuestión está en que las románticas tenemos tendencia a elegir con cuidado con quién, cuándo, dónde y, sobre todo por qué. Es lo que tiene. 


(Ilustraciones: Kim Basinger, por supuesto, mi ideal de mujer guapa. Si yo no fuera la extremadamente atractiva mujer que soy...querría ser como ella) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario