sábado, 17 de marzo de 2018

Maestros de la costura


(Palomo Spain, Maria Escoté, Lorenzo Caprile, jurado y Raquel Sánchez Silva, presentadora)

El rey de Maestros de la costura es Lorenzo Caprile. Modista consagrado, amante de la moda, exagerado a veces, lleno de ideas propias, gruñón y rebosante de energía, en ocasiones positiva y, en otras ocasiones, negativa del todo. Pero su presencia en el programa consigue que nos creamos que esto es moda y esto es costura. El débil límite entre la creatividad y la artesanía, las manos que cosen, la máquina que enjareta, la imaginación que vuela, todo eso aparece y desaparece, pero, sin duda, tiene momentos brillantes en los que todos aquellos que consideramos la moda como una reflejo de la sociedad, como un elemento indispensable de nuestro paisaje personal y cultural, estamos enganchados. 

El resto del jurado, Palomo Spain (aire de buena persona) y María Escoté, son complementarios al gran Caprile. Y la presentadora, Raquel Sánchez Silva, un poquito hiper presente (debería aprender del buen hacer de Eva González en Masterchef, más en su sitio). Los concursantes son variopintos y curiosos, como es lógico en estos concursos con formato de reality. Yo ya tengo mi preferida y mis odiados. Así debe ser. 


Mahi es una chica muy graciosa, tierna y vulnerable, a pesar de sus labios pintados de negro. Su conversación es chispeante y llena de vulgarismos que, en ella, no resultan bastos, sino entretenidos. Por su parte, Jaime es un bordador valenciano con las mañas que todos le adjudicamos a un bordador valenciano. Típico y tópico. Pa es la esposa de un marino del Elcano, madre de seis hijos y una buena costurera aficionada. Sensata y maternal. Luisa, una jerezana muy tradicional y con un gusto ciertamente kich, y, por eso mismo, personal. Antonio no me termina de convencer. Lo veo bastante ladino y lleno de recovecos. Quiere ganar a toda costa y eso puede hacer que pierda. Muy profesoral y académico, demasiado. Y estoy hasta el gorro de que mencione todo el tiempo a su mujer y a su hijo. Eduardo me cae fatal. Su afán de protagonismo solo es comparable a su vagancia. No da golpe y quiere ser la estrella. La mala leche que gasta con algunos es ostensible y eso queda feo en la tele. Ana, muy flojita en todos los aspectos, ha tenido suerte hasta ahora. Estos son los concursantes que quedan ahora, ya han eliminado a unos cuantos. 

Mi favorita para ganar es Alicia. Una chica de 23 años, de Madrid, que tiene varias cosas a su favor, a pesar de que no ha estudiado moda: Sabe coser a mano y a máquina, tiene imaginación y creatividad, es muy trabajadora y seria, tiene personalidad y fuerza para seguir a pesar de que tiene claro que hay quien está en su contra (los envidiosos, Antonio y Eduardo). Así que espero que gane Alicia. Tendrá un gran futuro en la moda si sigue trabajando y aprovecha el premio. 

De momento, el gran triunfador es Caprile. Un hallazgo. Aunque en este blog ya se hace referencia a él pues tengo por aquí un libro suyo y pude saludarlo personalmente cuando lo presentó en Sevilla. Y, además, vivió veranos en La Carolina, esa ciudad para mí tan amada. ¿Qué más se le puede pedir?

No hay comentarios:

Publicar un comentario