viernes, 9 de diciembre de 2016

Chicas brillantes

Es lo que tienen las luces de navidad. En cuanto pones el árbol ya te ves inmersa en cualquiera de sus fiestas. El caso es brillar. Brillan las bolas de navidad y los adornos. Brillan los ojos de las chicas. Brillan los vestidos y las blusas. Brillan los pendientes. Brillan los sonidos. Brillan los abrazos. Brillan los recuerdos. Brilla el paso de las horas. 


La primera chica brillante (shining girl) de esta noche lleva una minifalda negra de sabe Dios qué marca, con un jersey gris azulado de cuello de cisne que a ella le sienta muy bien. Fijaros que usa zapatos de ante, de puntera fina y tacón stiletto y unas súper medias monísimas, llenas de estrellas, a juego con la decoración. Por supuesto, uñas negras y larga melena lacia sin más adornos. 


La segunda chica brillante hace honor a este apelativo con un jersey semitransparente, colocado sobre un top, que lleva un enorme corazón plateado delante. Lo ha colocado sobre una minifalda de vértigo, también en tonos grises, con pequeños volantines. Las medias, grises, le dan un aire de total look al conjunto. Solo destaca sobre el gris el tono rojo oscuro de las uñas. Y su bonita sonrisa, también roja. 


La tercera shining girl, a la que ya conocemos porque juega al golf, va totalmente de negro. Camisa de seda con escote mao, abierto, lo que le da un aire muy italiano. Pantalón negro ajustado y zapatos negros. El detalle está en los pequeños botones nacarados de puños y de bolsillos, que rompen un poco el tono oscuro del atuendo. Y, por supuesto, en el meneo de pelo, marca de la casa, que ella se marca cada vez que ve una cámara delante. 


Para finalizar este improvisado desfile de chicas que brillan por sí solas, aquí tenemos a las dos últimas. La primera de ellas, a la izquierda, luce pantalón beige, de una caída muy agradable, que ajusta las formas y las estiliza, además de una bonita blusa negra con generoso escote, adornado por collar de perlas con detalle de flor a juego. Un conjunto de pulseras acompaña el atuendo, dándole un aire más alegre, menos formal. 

Su compañera de la derecha, lleva minifalda floreada con toques de brillo suave, medias oscuras y tupidas, así como un bonito jersey negro con aplicaciones doradas, que no podemos ver con detalle porque no sabemos a santo de qué se ha plantado el chaquetón y el foulard, antes de tiempo y antes de que acabara la sesión de fotos. Pero están muy monas las dos.