viernes, 16 de junio de 2017

Quiero ser wedding planner


(Anne Hathaway y Kate Hudson, de novias en el cine)

Toda película romántica que se precie debería acabar con una boda. Aunque la escritora no es nada romántica, los libros de Jane Austen suelen incluirlas. En Orgullo y prejuicio hay unas cuántas: la de Lydia, la de Charlotte, la de Jane, la de Elizabeth. En Emma, alguna mas: la de la señorita Taylor, la de Isabella Woodhouse, la de Harriet, la de Jane Fairfax, la del señor Elton, la de la propia Emma. Una buena boda cierra un relato. La segunda parte, lo que ocurre después, es harina de otro costal y quizá diera para un film de suspense, una historia social o una película de miedo en estado puro. 


Organizar una boda no debe ser nada fácil. En las películas americanas aparecen esas empresas en las que hay jefas muy preparadas y que lo quieren saber todo de las novias y sus familias para organizar la mejor boda. La mejor wedding planner del cine es, hasta la fecha, Jennifer López. En Planes de boda se empeña en que su trabajo salga a la perfección sin contar con que el novio es Matthew  McConaughey. 


(Jennifer López organiza bodas. Y se enamora del novio) 

La complicación de las bodas ha ido paralela a los nuevos modelos. Segundas bodas, bodas temáticas, bodas civiles. Todo eso ha generado una distorsión en la clásica forma de celebrarlas. Y esas complicaciones han requerido especialistas. Primero en Estados Unidos, porque el cine refleja su realidad, y luego se ha exportado al resto del mundo. Así que una nueva profesión ha surgido en la universo laboral de nuestro país. Al estilo americano. La wedding planner. O el wedding planner porque se trata de una ocupación que puede ser ejercida tanto por un hombre como por una mujer. Primero fue la personal shopper, el personal training, los incorporados al modo de vida hispano. Consejos sobre cómo vestir bien y cómo ponerse en forma con alguien que te prepara unos ejercicios personalizados para que mejores de estado físico. 


(Julia Roberts está sola en la boda de su mejor amigo. Pero alguien la llama)

Preparar una boda requiere tino e inteligencia. También dinero, por supuesto, pero eso lo damos por hecho. Y en los tiempos que corren requiere también hacer malabarismos. Divorcios, segundas parejas, familias políticas, búsqueda de las supuestas mejores amigas para hacer de damas de honor. En las bodas españolas no han existido nunca las damas de honor, pero desde que hemos importado el estilo americano y extendido el enlace civil, pues que las damas lucen mucho y llevan unos vestidos ostentosos que dan calor a la ceremonia, bastante aburrida si le quitas música sacra y lecturas bíblicas. Para contrarrestarlo se usan versos de poetas, canciones de Sabina y toques de violín de amigos del novio o de los hijos mayores de la boda anterior. En cuanto a las damas de honor hay un supuesto que toda wedding planner conoce al dedillo: deben ir vestidas cuanto más horrorosas mejor, para no hacer la competencia a la novia, sea esta como sea. 


Lo último en estos eventos es celebrarlos en una hacienda. Allí se sitúan los altares, las flores, las sillas forradas, el espacio para las fotos, la seguridad para que nadie se cuele, el hotel para quedarse y la zona del banquete. Las haciendas están todas muy lejos pero los invitados llegan en autobús, también fletado por la organizadora de bodas. Y hay un par de días de celebración al menos, con su paella o su barbacoa, su piscina y su flamenquito. Un flamenquito no puede faltar en ninguno de estos actos. 


En cuanto a los bailes, hay una gran variedad, dependiendo de gustos y horas. Lo clásico por excelencia es el vals, pero, a partir de ahí, se suelta la imaginación. Los más osados preparan coreografías al estilo del cuerpo de baile de Georgie Dann y ya tenemos en youtube el vídeo haciéndose viral y las referencias en Facebook. En fin, la boda se retransmite urbi et orbe. Si lo contamos todos, incluso cuando nos tomamos un helado de vainilla o cuando tropezamos con una caca de perro en la calle ¿cómo no dar cuenta de un acontecimiento tan especial?. 


(Colin Firth y Renée Zellweger se casan en Bridget Jones)

No hay comentarios:

Publicar un comentario