jueves, 20 de abril de 2017

Labios pintados


A veces te sientes fea. Tienes un mal día, de esos en los que has dormido poco, estás preocupada o no aciertas con el vestuario. Puede ocurrir también que estés cansada y no hayas dedicado tiempo suficiente a arreglarte. Los ojos tristes afean a las personas. La mirada triste, la convierte en alguien sin brillo y sin luz. Puede ser también que alguien te haga sentirte fea. Si es alguien a quien quieres o aprecias eso te dolerá, te hará preguntarte si tiene razón y, en todo caso, tendrá siempre razón porque es a esa persona a quien quieres parecerle guapa. Todas estas casuísticas se suceden en el día a día y es complicado encontrarles salida. La cara es el espejo del alma y un alma desolada, desesperanzada, refleja una oscuridad inevitable. 

Y, aunque es difícil, por los tiempos en ocasiones no te dan permiso para alegrarte, siempre puedes tener a mano un lápiz de labios para mejorar tu ánimo. Si. Aunque parezca superfluo, extraño, raro o frívolo. La frivolidad es una buena solución para la tristeza. Si te ríes de ti misma y te ríes de esa situación que te disgusta y que no puedes a veces evitar, vas a ver como eso tira de ti, te hace remontar aunque no quieras. Y, en esa remontada, los labios rojos, rosas, dorados, anaranjados, son un espejo en el que mirarse. Píntate los labios y piensa que hay idiotas en todas partes. Y muchos llevan smoking. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario